La Probeta – Laboratorio

UN ENCANTADOR RINCONCITO DONDE EXPERIMENTAR Y DESCUBRIR NUEVOS SABORES Y TEXTURAS, DONDE PODER JUGAR CON EXPLOSIONES DE SABORES

 
 

Helloooo tenía que contaros lo que descubrí el otro día por Madrid, muchos sabéis que estuve hace unos días y que es una ciudad que me encanta y nunca deja de sorprenderme!!

Por casualidad, paseando por Fuencarral y buscando una terracita tranquila, con estufa, claro! Nos encontramos con un barecito pequeño y muy acogedor, sólo tiene 3 mesas dentro y 2 en la terraza.

Nada más sentarnos, un camarero encantador con acento andaluz, nos comentó que si lo que buscábamos era una caña tradicional comercial no estábamos en el sitio correcto, cosa que nos llamó la atención y nos quedamos, entonces nos explicó con todo lujo de detalles el experimento que íbamos a comenzar a degustar.

¿QUÉ PEDIMOS?

Nosotras empezamos con cerveza casera (todo es de elaboración propia), servida en vaso de precipitados (por que allí, todo se sirve en material de laboratorio), puedes pedirla en un matraz o en tubos de ensayo para una degustación.

La cerveza que nos pedimos era suave y muy atinada con el lúpulo, algo afrutada me atrevo a decir (tu puedes modificar y añadir ingredientes a tu bebida) también pedimos un vermut delicioso, afrutado con endrinas, nos quedamos con ganas de probar el vino de fresas o tantas otras posibilidades de juego de probetas, literalmente, allí se sirve en material de laboratorio.

La picada empezó por el pan de barco, es un pan seco sin miga, el camarero nos explicó por que se llama pan de barco, no os lo explico para que si vais lo disfrutéis como novedad, ummmm ya lo echo de menos…
seguimos con paté de marisco y nécora, delicioso, también longaniza con pasas, y la tabla experimental  queso cremoso con mermelada de pimientos del padrón, que unos pican e outros non!! espectacular, personalmente, esa tabla, es mi favorita, la mermelada tiene un toque que te invita  a no parar de comer!!

En todo momento, el simpatiquísimo camarero estuvo pendiente por si queríamos más pan  o cualquier experimento seguramente tan delicioso como lo que ya habíamos degustado.

Deseando volver a dejarnos querer como conejillos y que experimenten con nuestro paladar que sin ser sibarita, sabe lo que es rico.

sin duda os lo recomiendo,

os dejo la calle por si os apetece pasaros

Calle Pérez Galdós, 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *